Globered
Consigue tu propia página web

 Guido Coscione

                              "Donde  habita el olvido"

0 0 0

Tilcara

Por: guido coscione | Creado: 15/03/2014 22:27 |

Pueblo de casas bajas color marrón, que van cayendo desde la quebrada como un manantial de sombras.

Pueblo cansado del viento, que sopla cataratas de tierra fina sobre sus calles empedradas.

Pueblo dormido a orillas del cerro, que espera en silencio al viajero que se asoma cansado.

Pueblo triste detenido en el tiempo, ausente de lluvia, prisionero del calor eterno que seca su tierra apenas sembrada.


Pueblo robusto, que mira en las ruinas de su Pucará, el paso invasor del Inca a quien no pudo derrotar.


Pueblo de gente dura, con miradas cancinas, ausentes e invisibles y de lento caminar.


Pueblo devoto de santos, regados por toda su geografía, recuerdo grabado a fuego que el español con sangre sembró.


Pueblo sórdido y aguerrido, testigo mudo del paso de la historia de la revolución, que en sus calles polvorientas, el cuerpo del general Lavalle lloró.


Pueblo Coya eterno, que se esconde bajo las máscaras coloridas de su carnaval, llenando con mágicos sonidos de flautas y charangos los silencios de la quebrada, que asoma como mudo testigo de la lucha sin tregua de un pueblo por retener su identidad.

Guido Coscione


0 0 0

Universo blanco.

Por: guido coscione | Creado: 14/12/2013 16:11 |

Ella otra vez, la hoja de papel en blanco me mira firme a los ojos, no sé qué quiere, no descifro su búsqueda, no comprendo por qué me persigue, tenaz, desafiante como un cazador a su presa.

Está ahí, muy cerca, ouedo sentir su aliento, aletargada, me observa, suave, serena, sospecho que intentará hacerme exorcizar demonios y yo cansado, sigo entregado a una manía extraña de claudicar en el mar de sus deseos.

Por qué razón invadirla de letras sin sentido que a menudo brotan desde un lugar lejano que prefiero desconocer, que me llenan de sombras, me paralizan, me absorben por completo y solo me dan a cambio un texto pobre lleno de lugares comunes, plagado de asimetrías y sin sentido claro.

Que extraño motivo hace que todavía este cara a cara con ella, cual es la atracción tan particular que tiene que a pesar de no saber qué hacer, la sigo mirando fascinado y cada vez más perdido.

Sospecho que es el vacío que ella representa, ese salto a la nada que uno da al comenzar a escribir las primeras palabras, que torpes se amontonan en la mente y sin razón alguna se acomodan para dar lugar a una oración opaca que intente serenar un galope desbocado, lo que me aferra a ella.

Cruel se torna el destino de aquel que con entusiasmo, pero sin talento alguno, intenta trazar unas líneas en ese universo blanco e interminable, que nos desafía cada día con un nuevo reto, un laberinto cada vez más complejo para el alma dormida del que escribe a ciegas.


Guido Coscione



0 0 0

Las letras.

Por: guido coscione | Creado: 27/11/2013 01:01 |

Disfruto escribir, apenas una tímida idea se asoma, intento no dejarla escapar, es ese momento mágico donde algo desconocido se desata como un torbellino de letras que se chocan entre si y pugnan por llegar a convertirse en una palabra, que logre amanecer en la hoja de papel, que espera con ansiedad como espera la brisa aromática de la mañana su momento exacto para entrar por la ventana.

Por momentos es imposible deshacerse de las letras, ni siquiera cuando uno duerme. Detesto que me molesten, odio que intenten ver lo que estoy escribiendo, ni siquiera se para que escribo, tal vez solo sea para lograr una simple frase que me deje en un puerto desconocido y lejano del que me resulte difícil retornar.

Escribo sin saber hacia dónde voy, sin rumbo, sin expectativas, sin sueños, escribo vacío, cargado de miedos que me rodean como fantasmas fugases que solo las palabras espantan, hasta que las mismas se agotan y me siento exorcizado.

Escribo solo y en silencio, mientras lo hago me gusta tomar una taza de café. No puedo pensar en lo que escribo, solo brota como el agua de un manantial. Sé que seguramente alguien me lee, me soporta, y eso ya es alentador para seguir escribiendo. 

Intento escribir con la más absoluta soberanía de prejuicios, lo que se me antoje, con la soberbia de quien se asoma sin ningún tipo de vergüenza, al universo trabajado, infinito y descuidado de las palabras escritas.

 

 

Guido Coscione


0 0 0

Casi nada.

Por: guido coscione | Creado: 24/10/2013 00:17 |
 

Desde chico me persiguen con una pregunta inquisitoria constante ¿Qué es lo que deseo en esta vida?

Que puede querer alguien que sin entender demasiado el sentido sombrío de la existencia misma, siempre está parado en el lugar de los perdedores.

Qué más quisiera uno que prestar la coraza y la armadura con la que se viste a lo largo de los años y dejar de pelear contra los sórdidos molinos de viento.

Qué otra cosa que afecto se puede pedir a esta altura. Qué otro deseo puede uno tener, más que haber hallado en el camino del olvido, el oído comprensivo, afectuoso y generoso de una persona que este a tu lado.

Hoy después de haber desandado gran parte del camino, después de haber cabalgado las sombras con escasa suerte, luego de haber naufragado en la búsqueda de lo sublime, sé que para mí no quiero casi nada.

Golpeado, cansado, anestesiado, solo quiero para el final, un lugar cálido y sereno en donde poder reposar y encontrar refugio para mi espíritu abatido de tanto perder, sé que pido demasiado, sé que seguramente no lo tendré, pero me aferro a esa tabla de náufrago, junto a castigados recuerdos que jamás revelare.

 

 

Guido Coscione


0 0 0

Estamos solos.

Por: guido coscione | Creado: 23/10/2013 17:06 |

Esperar demasiadas cosas de los demás, suele generar una furia acumulativa, el inconformismo extremo lo lleva a uno a caminar como un ciego sin lazarillo.

 

Pensar que otras personas tienen alguna obligación con uno es un error que cometemos con demasiada frecuencia.

 

Nadie te debe nada, nadie tiene por qué acompañarte, nadie tiene porque escucharte, ni siquiera están obligados a aceptarte.

 

Duele aceptar que estamos solos, que los gritos silenciosos a nuestro alrededor pintan sombras a cada uno de nuestros pasos.

 

Que los demas pueden oir el sonido del silencio, pero no nos ven a nosotros, que sumergidos en una oscura noche otoñal no los distinguimos a ellos.

 

Tratar de Adueñarte del tiempo de los demás es casi un crimen, un dobles infame de la imaginación.

 

Estamos solos, desgarradoramente solos y muertos. Y cuando al fin aceptes y entiendas que estás muerto quizás puedas mirar nuevamente por la ventana para ver cómo se hacen intensos los colores de la vida.

 

 

Guido Coscione


Página [1 2 3 4 5 6 7 8 ]